Solo para mayores de 18 años

Publicamos perfiles de damas de compañía (no servicios sexuales)

Escorts Guatemala: subimos el telón [Parte 3/3]

Durante su presencia en el mercado, la agencia de damas de compañía forma dos bases: la base de chicas escorts y la base de clientes habituales. El administrador (o el agente) actúa de enlace entre la parte que presta los servicios (la escort lady) y la parte que compra estos servicios (el cliente). A los clientes habituales los administradores le pueden aconsejar la chica que se adapte mejor a sus gustos y necesidades. Antes de quedar con el cliente a las chicas les informan sin falta, de quien estará en el evento, de cómo hay que comportarse, lo que se puede decir y lo que no se puede decir. Si al cliente no le gusta algo, puede pedir una sustitución.

¿Por qué?

«Posiblemente algunas personas piensen que nuestra vida va tan mal que nos sacrificamos prestando servicios de escorts. Pero créanme, no es así. Por supuesto, los motivos para cada una son diferentes. Alguien quiere sentir que sirve para algo, alguien desea recibir la atención del hombre, alguien se gana la vida de esta forma para financiar diferentes tratamientos de belleza y comprarse bolsos de las últimas colecciones. También existen historias desgarradoras, cuando las chicas no tienen dinero para darle de comer o para comprarle medicinas a los hijos. Si yo tuviera la posibilidad de que me escuchen, diría: no tengan lástima de nosotras y no nos condenen.»

Ganancias

«Algunas chicas intentan engañar al administrador y se ponen en contacto directo con los clientes. Pero según demuestra la práctica, es un riesgo bastante grande. Lo clásico: vas a ver al cliente, y después el cliente te mira con unos ojos de sorpresa y te dice: «¿Qué dinero? Si fuiste tú misma la que viniste a verme». También se dan casos cuando pagan con dinero falso. Ya sin hablar, cuando a las chicas semidesnudas las echan a la calle debajo de un aguacero.»

¿Cómo influye en el trabajo la crisis económica?

«El escort es un sector minoritariamente perjudicado por la crisis. Por lo menos, así lo siento yo. Sí que hay menos clientes, pero esta reducción se debe sobre todo a aquellos que podían pagar poco, y a su vez querían recibir servicios eróticos de calidad. En fin, el nivel de clientes ricos es prácticamente el mismo, y los que querían ir de gorra ahora se ven cada vez menos.»

Aspectos personales

«Yo, como cualquier otra mujer, desea tener un marido. Es posible que también hijos. No sé, cómo será él… Creo que lo más importante para mí es sentir que nos queremos y nos respetamos mutuamente. Y claro, por supuesto, no tengo que sentir que él me menosprecia por motivos de mi pasado. Que lo qué importe sea el presente y el futuro.

¿Cuántos años tienen los clientes?

«No puedo decir con qué edad es más fácil o más difícil. Depende de la persona, no de la edad. Pero cuando vas a quedar con un hombre de 65 años, sabes que lo más seguro es que el sexo no estará en primer plano. Te puedes hacer una idea que tocará un silencio educado o una charla intelectual.»

¿Mantenidas o Escorts?

«La diferencia entre una mantenida y una chica escort sólo está en el nivel de dependencia. Una mantenida, a diferencia de una chica a domicilio, debe ir sin falta al momento que la llamen (“¿excusas? – calla la boca y dale”), dejando fuera de la conciencia sus “estoy cansada, quiero estar un rato en casa». Una señorita habitual de los escorts es más independiente y si lo desea puede decirle al administrador que no desea verse con el cliente».